ACERCA DEL COMERCIAL DE JUAN CARLOS OBLITAS

El perdón y la minería
Publicado el 22/07/2011

Las personas pueden perdonar el error, pero no la mentira.
Por eso, estas líneas serán lo más sinceras posibles con usted.
Las acompañan un recuerdo de hace siete años: la primera vez que visité una minera. Iba con el prejuicio encima: las imágenes de ríos con relaves, de una Oroya contaminada, de la tierra saqueada. Para mi sorpresa, durante ese viaje el enemigo abstracto encontró una cara más amigable de lo imaginado: conocí ingenieros ambientales tomándole el pulso al agua, un proyecto para guardar agua de lluvias y cedérsela a los agricultores vecinos y, también, la reforestación de un enorme terreno tras un cierre de mina. La suerte quiso que con los años visitara otras mineras que se esforzaban por ser responsables con su entorno rural, y algo me quedó claro: el mundo se me volvía a presentar con más matices de los que imaginaba. La minería no era buena o mala per se: lo que la movía a un lado o al otro era la calidad profesional de quienes la practicaban.
Fue en ese trance, hace cuatro años, cuando conocí a los funcionarios de nuestra Sociedad Nacional de Minería. En esa mesa conocí a profesionales con virtudes y defectos distintos, como los tenemos todos, pero con una visión común: que los peruanos reconocieran que, junto a esa minería abominable, mayoritariamente informal, que tanto daño le hace a nuestro país, también convive una en proceso de consolidación, responsable con los vecinos, el Estado y sus accionistas. Que algunas de esas empresas sentadas en la mesa habían tenido accidentes y metidas de pata en el pasado, eso era claro. Pero también era claro que habían sido eso, accidentes, y no métodos planificados de ejecución. Con ese conocimiento me sobrevino otra noción: la minería es un factor tan gigantesco en la economía de nuestro país, que pretender crecer sin ella es utópico. Un estudio del Instituto Peruano de Economía señala que en el año 2009, el 32.4 % de los pagos al fisco peruano provino de los impuestos mineros. Dos años antes, había sido el 49%. Otro informe del Ministerio de Energía y Minas señalaba, en enero de 2011, que el 60% de las exportaciones peruanas provenían de la minería.
Estas cifras sugieren que la minería es un gigante necesario, al menos mientras no desarrollemos otras actividades, algo que definitivamente debemos hacer: nunca ha sido bueno tener todos los huevos en una sola canasta. El problema es que consolidar esas alternativas tomará décadas, y el país no para de demandar ingresos. Por eso, al menos durante estos años, nos conviene atraer minería responsable que mantenga el crecimiento y financie tantas tareas de integración y de servicios vitales que hacen falta. Fue así que cuando la Sociedad de Minería me buscó para asesorarla en una campaña relámpago que apoyara esta idea, estuve de acuerdo. Sus técnicos tenían la data estadística y, sabiéndose núcleo de muchas miradas, la examinaron con esa carga. Uno de los comerciales resultantes fue aquel famoso de Oblitas. A pesar de haber sido testeado y aprobado, no era seguro que saliera, pues era muy directo con el tema de los impuestos. Sin embargo, el calor de la Copa América hizo que apareciera, de la noche a la mañana, durante un partido clave.
Por él he recibido adhesiones. Pero también muchos palos.
Un amable representante de la Sociedad de Minería, cuyo nombre me reservo, me hizo ver el lado bueno: con poquísimos recursos, el tema de la competitividad de las inversiones mineras se ha puesto en agenda y ya está en discusión. Si mi contraparte sabe verle el lado amable, ¿por qué estoy yo tan apagado?
¿Por qué cargo con la sensación de tener que pedir perdón, aunque no sé exactamente de qué? Momentos antes de escribir estas líneas, tuve la respuesta.
No es que deba pedir perdón por trabajar para mineros. Sobre todo, para mineros que durante años me han demostrado ser responsables.
Debo pedir perdón por el recurso.
Alguna vez hice alusión a Chile para defender nuestro pisco. Y resultó.
Esta vez hice lo mismo y, aunque se generó el mismo revuelo, contradije una noción que aprendí desde entonces: se puede comunicar, pero sin necesidad de revivir pulsiones no constructivas.
Aquella vez estuvo bien: hoy debemos ser otro país.
Por eso es que le pido perdón.
Autor: Gustavo Rodríguez.

11 comments to ACERCA DEL COMERCIAL DE JUAN CARLOS OBLITAS

  • great articles, i hope you keep posting these nice and good examples.http://www.silencioso.org

  • Main issue of search engine optinmization is rss feed submission. Do not realize where to find it? Not a problem, that is not complicated to determine the rss submission service and optimization options as well!

  • What a great blog

  • Many thanks for providing really informative entries on your resource. How can I subscribe to it?

  • Glad to read this blog! Keep it going!

  • I suggest adding a “google+” button for the blog!
    Hellen

  • M. CASTILLO C.

    Estimado Sr. Luis Iriarte:

    El comercial del Sr. Juan Carlos Oblitas es sobre las denominadas regalias mineras, y el articulo ” El Perdon y la Mineria” no tiene nada que aportar al inoportuno, imprudente y lleno de desconocimiento de la realidad minera de nuestro pais de pàrte de un ex futbolista, que se dejo convencer para protagonizar semejante comercial lleno de inexactitudes. Una vez mas en nuestro pais, el factor humano atrevido e ignorante, hace el ridiculo en los medios de comunicacion televisivos, demostrandose hasta la saciedad que los que tienen dinero, en este caso los del sector de la SOCIEDAD NACIONAL DE MINERIA pueden poner en el aire lo que quieran si cuentan con el apoyo del SR. DON DINERO.

    Como usted dice y ha experimentado hay empresas mineras que trabajan con responsabilidad social, pero hay muchas que no lo hacen. Se imagina a usted que tiene la oportunidad de invertir en una mina de oro, y su estudio fianciero para ejecutar su proyecto de recuperacion de tan precioso metal se basa en un precio de venta de US$ 270.00 Oz Au, sin embargo en algunos años el precio del metal precioso esta por los US$ 1,600.00/Oz, es decir mas de US$ 1,300.00/Oz de sobreganancia; y si ademas usted tiene conciencia social para con sus conciudadanos del entorno donde se ubica el rico yacimiento de oro, Usted no serìa capaz de apoyar en prioridades de construccion de infraestructuira social y economica como un agradecimiento al gran arquitecto que le ha dado la oportunidad de ayudar a los mas pobres que usted?

    Ese es el caso de YANACOCHA mi estimado señor, y los conflictos sociales ocurridos en el entorno del rico yacimiento de oro son por que hay personas profesionales y no profesionales, que por mantener un puesto de trabajo o un contrato de servicios quieren tapar el sol con un dedo, y salen a decir por los medios que en el caso de derrame de mercurio no hay consecuencias que lamentar, que dichas operaciones no contaminan el medio ambiente, y tantas otras falsedades cuando lo mas simple y valiente es que el representante legal que es el señor Roque Benavideas se ponga los pantalones y debio salir èl a los medios y pedir disculpas y subsanar las terribles consecuencias para humildes seres humanos y que pesaran siempre sobre su conciencia y asu trayectoris de minero de escritorio sin sensibilidad social, de estos tipos de empresarios mineros que ca,minan en los Simposios como los genios de la minerìa,

Categories

A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.